Buenas a todos!

¿Cómo va esa semana de running? Yo ya he empezado con la preparación para la carrera del 12 de febrero Corre por una Causa.

Mi entrenador personal no es otro más que el móvil, en concreto la app Nike Running Club. Es cierto que anteriormente la había utilizado pero no esta versión. Os la recomiendo porque en los entrenamientos con distintos cambios de ritmo la propia app te va avisando cuándo deben ser estos, ¡ademas de darte mensajes motivadores! El único fallo que le veo es que no me permite ajustar los días de entrenamiento a mi horario laboral. Esperemos que lo corrijan.

Hoy toca hablar de un tema que, aunque parezca aburrido, es fundamental para la práctica del deporte: los estiramientos.

Es cierto que cuando acabamos un entreno, especialmente los duros, lo que más nos apetece al finalizar es comer, beber y ducharnos. Pues antes de todo debemos estirar nuestros músculos. ¿Por qué? ¿Por hacernos sufrir? No; el estirar es fundamental para prevenir lesiones en el futuro y para una mejor recuperación para el siguiente entrenamiento. Tal vez tras entrenamientos cortos y no de muy alta exigencia no se observe, pero si aumentais la intensidad de los entrenamientos, creedme que notareis las diferencias cuando estiráis a cuando no lo hacéis. Y las lesiones, ni os cuento…

¿Como se estira? Existen millones de tipos de estiramientos y ejercicios. En cualquier pagina web de running encontraréis los ejercicios de estiramientos y cómo se hacen. Yo tengo mi propia rutina establecida. Sé que no es perfecta pero por lo menos a mí me funciona. Cada ejercicio mantengo el estiramiento durante 15-20 segundos, estirando pero sin forzar, para evitar sobreestiramientos o roturas.

Los ejercicios que hago yo son:

  1. Cuello: realizo primero ejercicios de rotación del cuello muy suaves y lentos. Después me cojo la oreja con la mano contralateral y muevo el cuello hacia la axila de la mano que tengo levantada.
  2. Isquiotibiales: estiro una de las piernas y la apoyo sobre un punto elevado. Lo ideal seria levantarla hasta 90 grados, pero mi flexibilidad no da para levantarla mucho más de 70 grados…
  3. Gemelos y sóleo: me apoyo con las dos manos sobre la pared y mantengo una pierna estirada y la otra semiflexionada. Éste es el ejericio para estirar los gemelos; para estirar el sóleo simplemente mantenemos la misma postura pero flexionando un poco la rodilla de la pierna posterior
  4. Cuadriceps: con los pies juntos flexionamos la rodilla y cogemos con la mano a la altura de la puntera de la zapatilla la pierna, de la forma que tengamos el talón a la altura de los glúteos
  5. Abductores: me siento en el suelo con las piernas abiertas y doblo las rodillas de la forma que los tobillos estén pegados a mi tronco. De pequeño llamábamos a este ejercicio “la mariposa”…

Y ya que estamos en el suelo, hacemos ejercicios para fortalecer la planta del pie. Pero de eso hablaremos en otro post.

Os espero la semana que viene en esta sección del blog. ¡Qué sean buenos los entrenamientos!

Anuncios