El pasado día 10 de noviembre tuvo lugar en el Hotel Rafaelhoteles Atocha en Madrid el encuentro Divulga Salud, organizado por la SoMaMFyC. Dos mesas redondas formadas por profesionales sanitarios, periodistas, asociaciones científicas y pacientes hablando de un tema candente: la información sanitaria en la red y el uso de redes sociales.

Moderado por el periodista D. Alipio Gutiérrez Sánchez, los participantes en este intenso debate fueron:

  1. José F. Ávila Médico de Familia (@joseavil)
  2. Marta Puig. Médico de Familia (@mpuigsoler)
  3. Diego Villalón. Paciente activo (@DiegoVillalon_)
  4. Estefanía Soriano. Paciente activo. (@FanySoriano).
  5. Estíbaliz Gamboa. Enfermera. (@estigamboa)
  6. Javier J. Díaz. Periodista eSalud (@JaviJDiaz )
  7. Vicente Baos. Médico de Familia (@vbaosv )
  8. María Eugenia Miranda. Traumatóloga. (@miranda_trauma)
  9. Kristin Suleng. Periodista (@KSuleng)
  10. Luis Miguel Pérez Navarro. Paciente activo (@Luismi_mi )
  11. Paloma Luis. Paciente activo. (@palomaluis)

Las conclusiones que he sacado desde mi punto de vista como oyente han sido:

  1. La consulta ya no es suficiente. Las cuatro paredes de las consulta han sido derribadas. Como decía Javier, antiguamente el mensaje se transmitía desde el emisor (el médico) hacia el paciente en una sola dirección; ahora existen múltiples emisores de información y múltiples canales de transmisión. La información ya no surge exclusivamente del médico, sino que también el paciente es emisor de información. Como decía Diego, se ha producido un empoderamiento del paciente.
  2. El inmovilismo reinante. Este inmovilismo afecta a todos los implicados en la salud. Desde médicos que ignoran el mundo 2.0 y no están informados de lo que se dice en la red, hasta las instituciones gubernamentales u hospitalarias. La falta de generación de contenidos de estas últimas es alarmante. Un centro de referencia a nivel nacional debería de generar información, pero no lo hace. Simplemente genera mensajes institucionalistas o de publicidad. ¿A qué juegan? ¿Están en la red porque hay que estar? Nos queda mucho por evolucionar.
  3. Los pacientes, en su rol. Uno de los temas sacados a relucir fue el papel de los pacientes y asociaciones de pacientes en las redes. Cada uno tiene que cumplir su rol. Los pacientes no deberían de dar información médica. Es decir, si hay una persona que pregunta en la red qué significa el tener sangre en las heces, un paciente no debe de contestar “hazte una colonoscopia”. No, eso es papel de un profesional sanitario, no de un paciente. Sin embargo lo que sí que puede hacer es relatar su experiencia de cómo ha sido para el realizarse una colonoscopia.
  4. El morbo vende. Esta frase es completamente cierta. Los sensacionalismos y el alarmismo están a la orden del día. No debemos de utilizarlos cuando hacemos un post y debemos, como médicos que somos y la responsabilidad social que tenemos, evitar retuitear noticias con estos titulares. De esta forma rebajaremos el nivel de alarmismo que se puede generar como, por ejemplo, hubo con el ébola.
  5. No hay evolución. Parece ser que nos hemos estancado en el mundo de la e-salud. Es cierto que existen infinitas aplicaciones móviles para pacientes, pero ¿cuántas son  realmente útiles? Además, los que acuden a este tipo de encuentros, como Divulga Salud, son siempre los mismos. No atraemos a nuevo público. Aunque hay esperanza. Las sociedades científicas y las asociaciones de pacientes ya empiezan a realizar un trabajo 2.0 de verdad, no simplemente el publicar un post y ya está.

La conclusión final que he sacado ha sido la siguiente: nos hemos quedado con ganas de hacer más encuentros como este. Pero desde mi punto de vista falta un colectivo que es nuestro futuro: los estudiantes.

Anuncios